Lunes, May 22nd

Actualizado09:00:00 AM

Columna del Decano: Un pequeño gran premio

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | Publicado en El Colombiano el 14 de octubre de 2016.

Aprovechando la semana de receso en las actividades de los colegios y dada la posibilidad de que muchos padres de familia estén compartiendo con sus hijos unos días de descanso, he querido reflexionar de manera un poco jocosa, sobre el comportamiento de algunos sectores frente a grandes acontecimientos como los acuerdos de paz.

Un estudio de la revista Science Advances, citada por este periódico, concluye que la envidia es la conducta humana que predomina. Este tipo de comportamiento, parece haber penetrado de manera histórica nuestro espíritu, debido a una oscura influencia que puede tener su origen en los albores mismos de la conquista y la colonia, originando un acentuado sentido de crítica destructiva y peyorativa y un extraño afán por desconocer la grandeza de lo nuestro, en todos los campos del ser y el saber.

Llegar a los altares de la iglesia tenía el sentido de un gran misterio de inigualable belleza, reservado para seres superiores, con cualidades por encima de las humanas corrientes. Ello fue así hasta que el Pontífice canonizó a la madre Laura Montoya. Tener una Santa de Jericó, con un apellido tan paisa, hizo que para algunos, la hermosa virtud de la Santidad perdiera grandeza.

El premio Nobel de Literatura tuvo una inigualable grandeza, hasta que se le concedió a un hombre como Gabriel García Márquez. A partir de aquel momento, hay quienes afirman que dicho premio no es más que una contraprestación para el autor que mueva determinadas redes de distribución y publicidad. Afirman, que no de otra manera se puede explicar que se le haya otorgado a una persona proveniente de un poblado donde no se sabe qué es un libro y de un país cuyo promedio de lectura hombre es de menos de un libro por año.

Pero el más alto grado de desprestigio para el comité del Premio Nobel, se consolidó la semana pasada, cuando su director avisó por teléfono al presidente Santos que había sido honrado con el Nobel de la Paz. Inmediatamente se conoció la noticia, ciertos sectores de opinión difundieron mensajes quitándole importancia y trascendencia al premio.

Concederle el premio Nobel de Paz al presidente de Costa Rica, a una líder indígena de Guatemala, al presidentes de los Estados Unidos, podía conllevar cierto cuestionamiento, pero para algunos colombianos el colmo del desprestigio fue habérselo otorgado a nuestro presidente.

Los comentarios peyorativos no se dejaron esperar. Mensajes de distinta índole, como el siguiente: el premio se politizó, razón por la cual se le otorgó a quien más pagó por él o más poder de intriga desarrolló a través de actos como la designación de Noruega como país observador de los diálogos de paz.

En fin, lo importante era desprestigiar y restarle importancia al premio, ignorando las razones trascendentales por las cuales se le otorgó al presidente Santos.

Surge una pregunta: ¿Una sociedad, en la que la envidia es la conducta humana que predomina, podrá culminar exitosamente un proceso de paz?.

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

Radio Bolivariana

Imagen Radio Bolivariana NUEVA

Portal Laboral UPB

bg-banner.jpgInscribir tú Hoja de Vida - HV en el portal de Oportunidades Laborales de la Institución es un paso importante en tú futuro profesional.

UPB

logoUPBvertical
Medellín

IPv6

2012 bnnr ipv6 renata programa 1

Con apoyo de RENATA, UPB de Medellín implementó IPv6. Más información.

Siguenos

 

FaceBook-icon Twitter-icon
wikipedia-logo Youtube-icon
rssicon