Miércoles, Sep 20th

Actualizado10:25:59 AM

De Colombia para Venezuela

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | publicado el 18 de agosto de 2017 en El Colombiano.

Es curioso. No son iguales, pero tampoco diferentes. El proceso de la asamblea constituyente en Venezuela, independiente del contexto político y social que la rodea a nivel nacional e internacional, parece haber sido copiada, al menos formalmente, del movimiento constituyente que se vivió en Colombia en los años 90.

En cuanto a su origen, mientras el gobierno venezolano aduce que acudieron a las urnas 8 millones de personas, otras fuentes afirman que solo 2.400.000 personas participaron en la elección. En Colombia, no puede olvidarse que si bien la constituyente fue inicialmente solicitada por 4.991.887 votantes, finalmente para su integración solo hubo 2.988.963 votos, con un abstencionismo que llegó al 75 %, cifras que sirvieron de argumento a sectores opuestos al proceso constituyente, para cuestionar la legalidad y legitimidad de la asamblea, más aún, si se tiene en cuenta que el artículo 218 de la anterior constitución, no contemplaba este tipo de procedimientos.

Como sucedió en Colombia hace 27 años, tampoco en Venezuela es posible determinar los alcances de la asamblea constituyente. En nuestro país se convocó para introducir reformas a la Constitución de 1886 y terminó expidiendo una nueva Constitución.

Uno de los primeros actos de la constituyente en Venezuela, ha sido confirmar su absoluto apoyo al gobierno del presidente Maduro, desconociendo la existencia y funcionalidad del órgano legislativo. En Colombia, desde el punto de vista técnico, la situación no fue diferente.

La asamblea constituyente inició sus sesiones en forma paralela al trabajo que continuó desarrollando el Congreso de la República. No obstante, por varias razones políticamente preestablecidas, entre ellas, la posibilidad de que el Congreso adelantara una especie de “contrarreforma”, con peligrosas consecuencias políticas y sociales, por el conflicto irreconciliable que se originaría entre ambos órganos en ejercicio de funciones constituyentes, la asamblea decidió aceptar la recomendación del Gobierno y revocar el mandato de los congresistas. Es decir, se configuró una especie de golpe de Estado contra el orden institucional, del cual poco se ha comentado.

Para suplir la falta del órgano legislativo, la constituyente aprobó la creación de una comisión especial (denominada “congresito”), con competencia para improbar por mayoría los proyectos de decretos que el Presidente de la República expidiera, de conformidad con las amplias facultades que se le otorgaron por los artículos transitorios de la nueva Carta.

Como puede observarse, en técnica constitucional se trata de dos procesos con importantes similitudes. Por suerte para nuestra institucionalidad, superada la forma como la constituyente en Colombia desconoció el principio de equilibrio y separación de poderes y creó mecanismos para permitir al gobierno intervenir en los demás órganos de poder, la tradición republicana impidió que hubiese un gobernante con deseos de utilizar la asamblea constituyente para legitimar su anhelo de perpetuarse en el poder o su deseo de acabar con la oposición.

Es decir, al menos formalmente, la asamblea constituyente de Colombia, no obstante la injerencia de peligrosos actores ilegales, no se utilizó como instrumento para legitimar alguna forma de ejercicio ilegal del poder.

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

Radio Bolivariana

Imagen Radio Bolivariana NUEVA

Portal Laboral UPB

bg-banner.jpgInscribir tú Hoja de Vida - HV en el portal de Oportunidades Laborales de la Institución es un paso importante en tú futuro profesional.

UPB

logoUPBvertical
Medellín

IPv6

2012 bnnr ipv6 renata programa 1

Con apoyo de RENATA, UPB de Medellín implementó IPv6. Más información.

Siguenos

 

FaceBook-icon Twitter-icon
wikipedia-logo Youtube-icon
rssicon