Lunes, Oct 22nd

Actualizado06:07:00 AM

I Jornada móvil de conciliación en Armenia "Mantequilla"

armenia17El pasado sábado 4 de noviembre se realizó en el municipio de Armenia (Antioquia) la primera de las dos jornadas móviles de conciliación que realizará el Ministerio de Justicia y que, en el caso de este municipio, cuenta con el apoyo de la Universidad Pontificia Bolivariana y sus centros de conciliación. Las jornadas que no tienen ningún costo para las personas que acuden a ellas, pretenden ayudar a la solución de conflictos mediante el diálogo y garantizar la accesibilidad geográfica al acceso a la justicia de personas que residen en zonas rurales o apartadas

Conflictos entre vecinos, el no pago de cuotas alimentarias, el incumplimiento de obligaciones contractuales, conflicto de servidumbres fueron atendidos en esta primera jornada que se desarrolló en la Institución Educativa "Rosa Mesa de Mejía" y que extendió desde las 9:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. por los docentes y conciliadores del Consultorio Jurídico Pío XII de la Facultad de Derecho.

La conciliación es un mecanismo corto y eficiente de resolución de conflictos y en caso de incumplimiento de lo acordado, se puede acudir a un juez con el acta de conciliación para que realice el procedimiento pertinente.

El próximo 25 de noviembre se llevará a cabo la segunda jornada, en la que se espera realizar varias audiencias de conciliación que se recibieron en esta primera visita.

Constitucionalización por objeto ajeno y ética

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | publicado el 3 de noviembre de 2017 en El Colombiano.

La eficacia real de la norma consiste en que su contenido coincida plenamente con el mandato de conducta que ella pretende. Cuando ello ocurre, se afirma que existe una coincidencia entre el mensaje literal y la realidad que la disposición quiere regular, es decir, entre lo que la norma dice y lo que quiere decir. Pero circunstancias de distinta índole, normalmente de naturaleza política, hacen que en ocasiones se presente un marcado desajuste entre el mensaje y su significado.

En el ámbito de la Constitución, también se presentan casos en los que la letra de la disposición no corresponde exactamente con su significado. El lenguaje no coincide con el metalenguaje. La norma esconde un mensaje implícito diferente al que expresa la letra. Dos ejemplos: Cuando el artículo 214 de la Carta dice que en los estados de excepción no podrán suspenderse los derechos humanos ni las libertades fundamentales, realmente lo que quiere decir es que los derechos se pueden limitar y reglamentar. O cuando la Constitución impulsa el pluripartidismo a través de una serie de disposiciones que literalmente se refieren a otros temas, como la elección del Presidente de la República mediante fórmula con el Vicepresidente.

Aunque este tipo de normas se repiten a lo largo del ordenamiento, lo cierto es que la expedición de disposiciones constitucionales, legales o administrativas cuyo significado real se esconde detrás de mensajes referidos a otros asuntos, plantea un problema de ética legislativa y política. Ocultarle a la ciudadanía la realidad de los mensajes colectivos contenidos en ciertas disposiciones, encierra una alta dosis de engaño, similar a lo que sucede cuando el legislador introduce en el texto de una ley, los denominados “micos”, que no son otra cosa, que temas ajenos a la materia que regula.

Pero el asunto es más delicado cuando el juez constitucional profiere un fallo para que tenga efecto sobre un objeto diferente a aquel al cual se refiere literalmente. No se trata de una simple modulación de la sentencia, sino de un pronunciamiento que conlleva un mensaje ético bastante cuestionable. El caso concreto se presenta con la reciente sentencia de la Corte Constitucional, que declaró exequible el Acto legislativo 02 de 2017.

En efecto, de acuerdo con el comunicado proferido por la Corte, no cabe duda que el propósito real de esta sentencia fue otorgarle fuerza constitucional al denominado Acuerdo Final. La lectura de algunos apartes del artículo 1° del Acto Legislativo declarado exequible, permite llegar a esta conclusión. Dice la mencionada disposición: “... los contenidos del Acuerdo Final que corresponden a normas de derecho internacional humanitario o derechos fundamentales definidos en la Constitución y aquellos conexos, serán obligatoriamente parámetros de interpretación y referente de desarrollo y validez de las normas y leyes de implementación del Acuerdo Final...”. Más adelante agrega la norma: “las actuaciones de todas las autoridades deberán guardar coherencia e integridad con lo acordado, preservando los contenidos, los compromisos, el espíritu y los principios del Acuerdo Final...”.

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

Constitucionalidad simbólica

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | publicado el 27 de octubre de 2017 en El Colombiano.

Los acuerdos de paz no son tratados internacionales. Dos ejemplos: La Corte Internacional de Justicia, al analizar el acuerdo de paz suscrito entre el Congo y Uganda, para poner fin a las acciones de insurgentes ugandeses en el territorio del Congo, decidió que no era un tratado sino un modus operandi.

En igual sentido se pronunció la Corte Especial de Justicia de Sierra Leona, al estudiar el acuerdo de paz firmado entre el gobierno y el Frente Unido Revolucionario.

Los convenios de Ginebra disponen que los acuerdos especiales contienen reglas para humanizar el combate entre un Estado y un grupo al margen de la ley, son una especie de reglamento para adelantar la guerra "con humanidad". Es decir, no son tratados, razón por la cual no tienen revisión de constitucionalidad, hacen parte del derecho internacional humanitario e integran el bloque de constitucionalidad.

Al declarar la exequibilidad del Acto Legislativo 02 de 2017, la Corte Constitucional, implícitamente califica el acuerdo de paz como un acuerdo de carácter especial y determina que las normas del derecho internacional humanitario que en él se incluyen, serán parámetro para la expedición e interpretación de las disposiciones necesarias para su implementación.

Surgen dos puntos de reflexión: El primero es que según los convenios de Ginebra, en atención a la diversidad de temas que se incluyen, el acuerdo final no es un acuerdo especial. El segundo consiste en que, aún en caso de tomarse como un acuerdo especial, solo entraría al bloque de constitucionalidad lo relacionado con el derecho internacional humanitario.

En forma equivocada, la Cruz Roja Internacional afirma que efectivamente se trata de un acuerdo especial, por ocuparse de un conflicto entre partes, en el que se incluyen compromisos propios del derecho internacional humanitario, pero olvida que hay muchos otros puntos, como entrega de activos por parte de la guerrilla, uso de testaferros para ocultar bienes y la JEP, que no son derecho internacional humanitario.

Identificar el acuerdo final como un acuerdo especial, permite ingresarlo al bloque de constitucionalidad, evitar su revisión constitucional y aumentar la exigibilidad de las obligaciones para el Estado, pues, aunque en teoría es fuente de obligaciones para ambas partes, como las Farc no son un Estado, en la práctica solo origina obligaciones para el Estado.

Se trataría de un documento internacional sui generis, puesto que solo puede crear efectos internos, pero no obligaciones autónomas bajo el derecho internacional. Es decir, el acuerdo final no puede obligar a un tercero en el ámbito internacional, mientras que al Estado Colombiano y a la guerrilla de las Farc solo puede imponerles obligaciones a nivel interno.

Reconocer al acuerdo final un cierto nivel dentro del derecho internacional humanitario, lo integra al bloque de constitucionalidad y les garantiza a las Farc que el Estado debe cumplirlo, so pena de actuar al margen de la Constitución.

Conclusión: Al declarar la exequibilidad del Acto Legislativo 02 de 2017, la Corte en forma simbólica reconoce que el acuerdo final integra el bloque constitucional..

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

EL CONSULTORIO JURÍDICO CON GENTE UNIDA EN EL CORREGIMIENTO DE SAN CRISTOBAL.

El pasado viernes 20 de octubre, el Consultorio Jurídico Pío XII realizo una brigada jurídica en el colegio de la Corporación Gente Unida sede Sagrada Familia ubicado en el corregimiento de San Cristóbal. En el mismo se atendió al público asistente con sus consultas jurídicas en diferentes áreas, además se realizó un taller con la comunidad de padres, donde se elaboró un mapa de identificación de actores frente un problema social y las posibles acciones jurídicas, finalmente, se realizó talleres de sensibilización con niños de primero y cuarto de primaria.

fotoconsul

Las pruebas Saber Pro

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | publicado el 20 de octubre de 2017 en El Colombiano.

Se aproxima la fecha para la realización de las pruebas de Estado, denominadas saber pro. Todos los estudiantes universitarios que van a egresar, deberían presentarse a dicha evaluación. Sin embargo, como siempre sucede, sin que se haga nada al respecto, surgen importantes inquietudes sobre la naturaleza, pertinencia y oportunidad de las pruebas.

El primer tema de reflexión tiene que ver con la utilidad práctica de las mismas. Habría que preguntarse si los resultados de las pruebas se tienen en cuenta en la asignación o escogencia de profesionales recién egresados, para ocupar cargos en asuntos relacionados con las competencias aplicadas a la prueba.

En general, en los sectores público y privado, la experiencia y las recomendaciones siguen siendo una fuente de información privilegiada, al momento de tener que designar un recién egresado para una vinculación laboral. La tendencia incluso se presenta en el sector académico laboral. Los docentes y futuros investigadores se escogen, más por su nivel de posgrado, y en cierto sentido, por sus resultados generales en el pregrado, que por sus logros en las pruebas saber pro, entre otras razones, porque en el imaginario de la academia existe una especie de convicción acerca de que, en ocasiones, los resultados dependen principalmente del ejercicio de habilidades.

Pero el punto más delicado y que merece una mayor reflexión, es el relacionado con el conocimiento. Las pruebas están concebidas para medir contenidos, de manera que parece existir una importante brecha entre la evaluación formativa en capacidades y competencias, que busca la academia, y la evaluación sumativa que persiguen las pruebas, que principalmente se realizan para cuantificar la información que se tiene sobre ciertos temas.

Pero no es del todo claro que ese propósito coincida con los afanes cognitivos en muchas disciplinas. Por ejemplo, en el ámbito del Derecho, por una ruta van los propósitos de competencias y valores de la enseñanza, y por otro, los lineamientos de las pruebas. Mientras el Estado, a través de las diferentes regulaciones procesales quiere implementar y desarrollar el principio de la oralidad en los procesos judiciales, las pruebas omiten por completo este sentido y prefieren incentivar un principio cuantitativo, producto de la escogencia múltiple y los señalamientos de cierto y falso. Esta dicotomía no es solo un problema de pruebas, sino que se convierte en un asunto que afecta la identificación de metodologías y sistemas de evaluación. El Estado quiere un abogado, que con fundamento en principios éticos y científicos, a partir de los postulados de la oralidad, utilice un discurso abierto y argumentativo, espontáneo y con habilidades de exposición, que las pruebas omiten, con graves consecuencias respecto a los alcances de la enseñanza del Derecho.

Las pruebas saber pro no pueden convertirse únicamente en un instrumento para identificar, figurar y agrupar las universidades, sino un sistema que realmente mida las competencias para la actividad profesional. En caso contrario, puede ocurrir que simplemente estemos buscando un instrumento de medición y comparación, que nada aporta al desarrollo nacional.

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

IIII Encuentro Internacional de Estrategia Política "Marketing Político para triunfar"

El próximo 25 de octubre se celebrará en el hotel Dann Carlton de Medellín el IIII Encuentro Internacional de Estrategia Política "Marketing Político para triunfar", organizado por la fundación alemana Konrad Adenauer, el CAEP y las universidades UPB y UCC.

El evento es de entrada libre con previa inscripción. La UPB cuenta con 100 cupos disponibles para sus estudiantes. Los interesados por favor inscribirse en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al teléfono 311 0775, indicar en la comunicación nombre, documento de identidad y su pertenencia a la comunidad UPB.

Ecard-genérica--III-Encuentro-de-estrategia-política--2017-central

Corrupción y credibilidad

Luis-Fernando-AlvarezPor LUIS FERNANDO ÁLVAREZ J.* | publicado el 13 de octubre de 2017 en El Colombiano.

Los numerosos casos de corrupción denunciados por autoridades internacionales y nacionales, más todos aquellos que por distintas razones permanecen en silencio, constituyen una terrible muestra del grave mal que se vive en las distintas esferas de la actividad social, política, económica y jurídica. Este fenómeno arroja graves efectos sobre la sociedad. El primero, con peligrosas implicaciones éticas, tiene que ver con la representatividad de quienes incurren en tales conductas y su ejemplo para los demás miembros del grupo social.

En efecto, cuando los ciudadanos corrientes, inmersos en su diaria lucha por adquirir el sustento para sus familias, observan que grandes protagonistas de la sociedad desconocen las más elementales normas del comportamiento ético y jurídico, con el fin de hacerse a jugosas prebendas de distinta índole, la moral de aquellos se va relajando y el mal ejemplo comienza a invadir todas sus acciones sociales. El estudiante sentirá que hacer "trampa" en sus exámenes implica actuar con despierta vivacidad. El trabajador estimará que fingir estar enfermo para hacerse a una incapacidad que no requiere, con el fin de no asistir al trabajo, no es más que un gesto de atrevimiento. El conductor considerará que incumplir las normas que regulan el tránsito, es una muestra de agilidad y destreza. Y así ocurrirá con todos los actores sociales, cualesquiera sean los campos de actividad en que actúen.

Una segunda consecuencia, igual o más grave que la anterior, consiste en la pérdida de legitimidad y credibilidad en las instituciones. El ciudadano se convence que cualquiera sea la persona que elija para presidente, congresista, diputado, gobernador, concejal o alcalde, por no mencionar sino los niveles superiores de las ramas Ejecutiva y Legislativa, tarde o temprano terminará absorbido por la enfermedad de la corrupción, las malas prácticas, las artimañas de manejo y el ofrecimiento indebido.

Para colmo, la institución que por excelencia ha representado la independencia, autonomía, pulcritud, honestidad y dignidad, que es la justicia, comienza a verse salpicada por la misma grave enfermedad, con consecuencias peores, en términos de subsistencia social e institucional. Si no se cree en la honestidad de los jueces, las personas tendrán la sensación de que para la defensa de sus derechos deben entrar en la tónica de la corrupción, o lo que es peor, hacerse justicia por su propia mano.

No se trata de una mera elucubración teórica, ni del panorama de un pesimista crónico. La última encuesta sobre credibilidad en las instituciones, demuestra que el 48 % de los encuestados considera que el Congreso es corrupto. Más del 40 % encuentra que los diferentes órganos de la Rama Ejecutiva, a nivel nacional y territorial, incluyendo los concejales, son corruptos. Pero lo más preocupante es que el 37 % de los ciudadanos cree que los jueces y magistrados son corruptos.

Estos niveles de corrupción conllevan un preocupante sentimiento de frustración frente a la actuación de las instituciones, con graves consecuencias para una sociedad que se dice actuar bajo los parámetros del Estado Social de Derecho.

* Expresidente del Consejo de Estado y Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana

Foto: El Colombiano.

Radio Bolivariana

Imagen Radio Bolivariana NUEVA

Portal Laboral UPB

bg-banner.jpgInscribir tú Hoja de Vida - HV en el portal de Oportunidades Laborales de la Institución es un paso importante en tú futuro profesional.

UPB

logoUPBvertical
Medellín

IPv6

2012 bnnr ipv6 renata programa 1

Con apoyo de RENATA, UPB de Medellín implementó IPv6. Más información.

Siguenos

 

FaceBook-icon Twitter-icon
wikipedia-logo Youtube-icon
rssicon